Así afecta el estrés a los dientes

Fecha publicación: 24/11/2020

Sentir dolor en los dientes puede deberse a múltiples factores como, por ejemplo, infecciones, diabetes, caries y otras patologías. Sin embargo, lo que muchos pacientes desconocen es que el estrés también puede ser un detonante más de esta dolencia. Y es que cuando nuestro organismo se ve sometido a demasiada ansiedad y estrés, favorecemos la aparición de las enfermedades que causan el dolor de dientes. Entre estas patologías destacan el bruxismo, la caries y las enfermedades periodontales. Quizás, os preguntéis por qué ocurre esto. Pues bien, existen dos motivos por los que el estrés conlleva un mayor riesgo de padecer estos trastornos. Para empezar, cuando estamos sometidos a demasiada tensión y ansiedad mantenemos durante mucho más tiempo de lo habitual los dientes en contacto. En segundo lugar, el estrés provoca que todos los músculos de la cara estén siempre en tensión, en especial, aquellos que se encargan de ejercer la mordida (articulación temporomandibular). Obviamente, ambas circunstancias provocan que la fricción entre los dientes superiores e inferiores sea mucho mayor de lo habitual. Esto a su vez, conlleva un desgaste muy superior de la dentina (tejido que se encuentra debajo del esmalte) y, por tanto, las probabilidades de sufrir daños en los dientes son superiores. El dolor es la forma en la que los dientes nos avisan de que se están deteriorando.

¿Por qué surge el estrés?

El estrés o ansiedad es una reacción fisiológica, común en todos los humanos, cuyo objetivo es prepararnos para una situación de amenaza ante estímulos:

Externos: las deudas económicas, la falta o problemas en el trabajo, la contaminación medioambiental, el ruido, etc.

Internos: pesimismo, mal humor, adicción a las drogas, insomnio, falta de apetito, enfermedades, consumo de medicamentos, etc.

Sociales: la perdida de un ser querido, ascenso laborales, cambios de residencia, presión social, etc.

Diarios: cambios en la meteorología, el tráfico, las esperas, etc.

Por desgracia, en la sociedad actual el estrés y la ansiedad se están convirtiendo en un trastorno cada vez más habitual. Y es que en un mundo supercompetitivo, repleto de avances tecnológicos y situaciones laborales complejas, resulta casi imposible no vernos afectados por tal cantidad de estímulos diarios.

Así influye el estrés en los dientes

Una vez vistos los principales desencadenantes del estrés es hora de conocer cómo este afecta a los dientes. Para empezar, debemos tener en cuenta que el estrés es una enfermedad complicada de detectar a tiempo. Por normal general, cuando se diagnostica este trastorno los dientes del paciente ya han comenzado a sufrir las consecuencias. Sin embargo, un buen indicio de que estamos padeciendo estrés es nuestra alimentación. Cuando una persona sufre de ansiedad suele "bajar la guardia" en la alimentación consumiendo más cantidad de comida basura y refrescos azucarados. Como bien sabemos, estos alimentos favorecen el desarrollo de la caries. Por otra parte, otro indicativo de que pasamos por una temporada con demasiado estrés es el aumento del consumo de tabaco en fumadores. Para concluir, si nuestra higiene bucal se ha resentido últimamente, probablemente estemos ante un aumento significativo del estrés. Estos tres signos son los que pueden ayudarnos a identificar el trastorno de ansiedad o estrés. Aunque, como siempre os decimos, la mejor manera de advertir que esta enfermedad está afectando a vuestros dientes es mediante la visita a nuestra clínica en Toledo Praxisdental. Llegado este punto, es hora de conocer cuáles son los principales efectos del estrés en vuestra dentadura:

1. Bruxismo: esta alteración puede deberse a muchos factores, y uno de ellos es el estrés. La dentadura de quienes padecen bruxismo se caracteriza por presentar alteraciones en la mordida, hipersensibilidad aguda (dolor de mandíbula), sensibilidad dental (al consumir alimentos demasiado fríos o calientes) o insomnio (debido al dolor de los dientes y de la mandíbula). Como ya hemos comentado, cuando estamos bajo constantes situaciones de estrés provocamos que nuestros dientes estén durante más tiempo en contacto. Del mismo modo, los músculos de esta parte de la cara están en continua tensión. Ambos elementos favorecen el desgaste del esmalte y, por tanto, las molestias en los dientes. En este caso, el tratamiento consiste en una férula dental nocturna.

2. Trastornos de la articulación temporomandibular: bajo el estrés los músculos de esta articulación están sometidos a mucho esfuerzo. Si aparte de los signos propios del bruxismo se siente dolor en la articulación o se nota algún chasquido, habrá que consultar con el odontólogo.

3. Enfermedades periodontales: se conoce desde hace tiempo que la ansiedad y el estrés pueden dar origen a enfermedades como la gingivitis y la periodontitis. En el caso de la gingivitis, aparece una gran acumulación de sarro (entre otras razones, por la deficiente higiene bucal originada por el estrés) que conlleva la inflamación y el sangrado de las encías. Respecto a la periodontitis, enfermedad grave e irreversible que lleva a la perdida de la pieza dental. Obviamente, ambas dolencias ocasionan dolor de dientes.

Conclusión

El estrés es una enfermedad que puede afectar de manera importante a la salud de nuestros dientes. Para intentar que esta trastorno fisiológico no sea parte de nuestra vida o vaya a más, os aconsejamos:

- Acudir a consulta cada seis meses para un chequeo.

- Mantener una correcta higiene bucal

- Alimentación sana

- Hacer deporte

- Reducir el consumo de alcohol y tabaco

ORTODONCIA ONLINE

Complete nuestro formulario de ortodoncia online

EMPEZAR

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. más información imagen cerrar