El riesgo de los brackets falsos

Fecha publicación: 04/11/2021

Las redes sociales como Youtube nos han facilitado mucho la vida. Gracias a estas plataformas, tenemos a nuestra disposición miles y miles de tutoriales que nos enseñan cómo llevar a cabo cualquier actividad. No cabe duda de que nos son de mucha ayuda. Sin embargo, no todos los videos que pululan por las redes sociales son beneficiosos para nosotros. Sin ir más lejos, de unos años para acá han aparecido cientos de tutoriales en YouTube sobre cómo fabricar y colorar brackets falsos. En las dos últimas décadas se ha producido un aumento considerable de quienes, por estética, quieren lucir una sonrisa brillante y saludable. La moda actual para lucir una sonrisa bonita es llevar colocados brackest falsos. Por pura estética. Y es que, aunque parezca sorprendente, los brackest han pasado de ser odiados a ser venerados por esta simple cuestión.

Cuando tratamos de temas relacionados con la seguridad y la salud de las personas, sea cual sea su ámbito, es imprescindible acudir a los profesionales. Los brackest no se han inventado como elemento decorativo. Su función, en ortodoncia, es la de conseguir que los dientes alcancen su posición ideal. Gracias a ellos se pueden corregir numerosas anomalías en la boca de los pacientes como las diastemas, el apiñamiento o la sobremordida. Por desgracia, los tutoriales de las redes sociales han puesto de moda una práctica muy peligrosa. Han viralizado la fabricación de brackets falsos. Una costumbre, por pura estética, que se escaba de las manos de los profesionales. Miles de personas se han colocado estos brackest ignorando que pueden suponer un gran riesgo para su salud. Desde el Consejo General de Dentistas de España se lleva tiempo alertando de este problema. Recientemente, el presidente de esta institución, el doctor Óscar Castro señalaba lo siguiente: «Los brackets están diseñados para ser empleados por un profesional, debiéndose colocar en sitios específicos de la corona del diente. Deben ser inspeccionados de forma periódica. Los brackest falsos son un auténtico despropósito».

¿En qué consisten los brackest falsos?

Los brackest de toda la vida son aquellas piezas fabricadas de forma profesional. Están elaborados con materiales como la cerámica, el zafiro, la porcelana o el oro. Como es de suponer, los brackest falsos son los elaborados de “manera artesanal” en casa o bien adquiridos a través de Internet de fuente de dudosa fiabilidad. Los brackest son uno de los tratamientos ortodónticos más importantes de la odontología. Deben estar sometidos a un riguroso control de parte de los profesionales. De esta manera, se consigue que las piezas dentales se coloquen en la posición ideal sin dañar la salud del paciente.

Por el contrario, llevar colocados brackest falsos con fines estéticos se ha vuelto una moda muy peligrosa. Indagando en Youtube o TikTok se pueden encontrar decenas de videos sobre esta cuestión. Estas piezas fraudulentas son peligrosas pues están elaboradas con materiales como gomas, pegamentos o clics. El simple hecho de usar pegamentos industriales puede dar más de un susto a más de uno. Por ejemplo, puede que al usarlos se derramen en la lengua o en el labio. La Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEdO) ya se ha hecho eco de esta cuestión en varias ocasiones. SEdO alerta de que la colocación de brackest falsos representa un peligro tanto para la salud dental como la general. SEdO informa: «Es muy preocupante que se hayan viralizado en Youtube o TikTok contenidos sobre cómo hacer y cómo colocar estas ortodoncias falsas. En especial, aquellos videos caseros en los que podemos ver la colocación de brackets elaborados con tuercas, gomas del pelo u otras piezas adquiridas por Internet».

La amenaza de los brackest falsos

Las ortodoncias falsas pueden conllevar problemas como la caries, la gingivitis (hinchazón de las encías), la periodontitis (sangrado de las encías) y la perdida de piezas dentales. Cuando un paciente acude a una clínica para un tratamiento con brackest, el especialista utiliza siempre una resina especial. En ningún caso, se usan pegamentos industriales –muchos de ellos extrafuertes-, puesto que pueden provocar quemaduras en la boca o dificultades a la hora de retirar las piezas. Asimismo, la resina dental no causa daños en la superficie del diente cuando se retiran los brackets. En el caso de los falsos, este problema suele ser muy común. Cuando se retiran las piezas falsas, estas se llevan consigo parte del esmalte del diente. Por tanto, las piezas dentales se debilitan y son más propensas a la sensibilidad dental y caries. Además, de estos problemas, la colocación de brackets falsos puede ocasionar:

1. Aspiración endotraqueal: absorción de alguno de los componentes, lo que representará un grave problema para la salud.

2. Hemorragia digestiva: ingestión al tracto digestivo de algún elemento punzante utilizado en la confección del falso bracket que genere una hemorragia digestiva.

3. Infecciones bucales: como resulta obvio, la colocación de piezas que no han sido elaboradas para ser colocadas en la boca puede provocar infecciones severas.

4. Úlceras de los tejidos bucales: aftas, herpes labial, candidiasis…

5. Traumatismos dentales: al no estar colocados por un profesional, los brakets falsos pueden provocar traumatismos en los dientes antagonistas.

Desde Praxis Dental os recordamos que la ortodoncia es, ante todo, un tratamiento para la salud. En ningún caso debe ser utilizada por una tendencia estética.

ORTODONCIA ONLINE

Complete nuestro formulario de ortodoncia online

EMPEZAR

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. más información imagen cerrar