Limpieza dental profunda

Fecha publicación: 24/02/2020

En la sociedad tan competitiva que nos ha tocado vivir, la imagen que trasmitimos es muy importante para el buen devenir de nuestro futuro. Del mismo modo que el aseo físico y nuestras condiciones físicas, la boca es una parte muy importante de nuestra imagen de cara al público. Si de verdad queremos agradar a las personas que no conocemos tenemos que mostrarles una boca sana, con dientes brillantes y una sonrisa perfecta. Por el contrario, las encías enrojecidas, retraídas y sangrantes, las caries, el mal aliento y la falta de dientes, son signos que empeoran drásticamente nuestra imagen frente al público.

Como ya sabemos, la imagen lo dice todo de nosotros. La primera impresión que causemos es fundamental para encontrar un nuevo empleo, pareja o amistad. Obviamente, una boca descuidada repleta de dientes con caries, encías inflamadas o raíces de dientes expuestas, nos harán perder la oportunidad de causar esa primera buena impresión durante una entrevista de trabajo o en una cita. Sin embargo, las caries o las encías inflamadas conllevan problemas mucho peores: la gingivitis y la periodontitis. Enfermedades, con graves consecuencias, provocadas por la acumulación de bacterias dentro de las encías, y que nuestro cepillo de dientes o una limpieza superficial de la boca no pueden eliminar.

¿Cómo se realiza una limpieza dental profunda?

La limpieza bucal profunda no requiere del uso de anestesia generalizada, es decir, dormir al paciente. Para llevar a cabo este tipo de intervenciones el odontólogo utilizara anestesia local como por ejemplo, la que se usa en la extracción de muelas del juicio, aunque, quizás en mayor cantidad. Tras dormir la zona, y mediante el uso de diferentes herramientas especializadas, se procede a la retirada o limpieza de las denominadas bolsas periodontales.

Las bolsas periodontales son pequeños huecos que hay entre la encía y el diente, y donde se acumula el sarro y las bacterias de manera inevitable. Este sarro y placa bacteriana más tarde dan lugar a la enfermedad de la periodontitis (perdida del hueso de la encía). Por esta razón, es fundamental retirar siempre que sea necesario el sarro de las bolsas periodontales. Entre los instrumentos que un dentista utilizara durante este tratamiento podemos encontrar: máquinas de ultrasonidos, cinceles, espejos, sondas, irrigadores, etc. Generalmente, los aparatos de ultrasonidos son los que se encargan de separar el sarro de las encías.

Gracias al uso de anestesia y de instrumentos de gran precisión, la limpieza bocal profunda no provoca molestias ni dolor. Incluso, si la infección se ha cogido a tiempo el curetaje (denominación odontología para referirse a una limpieza profunda) puede ser realizado sin anestesia. En casos que presentan una infección mucho más severa se usara anestesia local para poder limpiar correctamente la encía sin causar dolor al paciente.

Para poder llevar a cabo una limpieza profunda el paciente debe acudir a varias veces a consulta. Esto puede representar un problema para quienes sufren odontofobía, es decir, miento a los dentistas. Afortunadamente, en la actualidad las clínicas ontológicas disponen de agentes como el oxido nitroso, un gas que alivia la tensión y la ansiedad del paciente, permitiendo llevar a cabo la intervención sin ningún problema.

¿Cuándo hay que hacerse una limpieza dental de este tipo?

Existen dos tipos de pacientes a los que se les puede realizar una limpieza dental profunda:

El primero tipo, es aquel que lleva mucho tiempo sin hacerse una limpieza dental o que nunca ha pasado por este tratamiento. Por tanto, sus encías y sus dientes presentan una gruesa capa de sarro, imposible de eliminar mediante un tratamiento convencional. El segundo, se refiere aquellas personas que sufren periodontitis leve, en cuyo caso se puede retirar el sarro y las bacterias existentes, previniendo de este modo el empeoramiento de la enfermedad y futuras caries. Debemos tener presente que la periodontitis, en los casos más avanzados, no solo nos hará perder dientes sino que también puede afectar a nuestros órganos y, por tanto, comprometer nuestra salud.

¿Cómo prevenir la periodontitis?

Como todo en esta vida, siempre es mejor prevenir que curar. Para que nunca o, al menos casi nunca, tengáis que acudir a consulta para realizaros una limpieza bucal profunda, os mostramos las siguientes recomendaciones.

Buena higiene dental: es fundamental cepillarse al menos tres veces por día los dientes, en especial, por la mañana y por la noche.Evitar tabaco: el tabaco tiñe los dientes con manchas oscuras que ayudan a la formación de caries y afean nuestra sonrisa.Visitando al dentista de forma regular: es importantísimo acudir a consulta al menos una vez al año para hacerse un chequeo rutinario.Factores genéticos y enfermedades: aquellas personas que padecen diabetes o osteoporosis tiene mucha más probabilidades de perder un diente, ya que estas afecciones aumentan los daños producidos por el sarro.

¿Que hacer si se pierde un diente?

Aunque lo ideal seria que nunca perdiésemos dientes por el sarro, la caries o periodontitis, sabemos que esto es un poco complicado. Se estima que las personas pierden de media entre 10 y 12 de sus dientes durante toda su vida. Sin embargo, los avances tecnológicos nos permiten ahora sustituir los dientes por piezas artificiales. Actualmente las prótesis pueden ser sujetas gracias a los implantes dentales, de forma fija o removible.

ORTODONCIA ONLINE

Complete nuestro formulario de ortodoncia online

EMPEZAR

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. más información imagen cerrar