Microflora oral: todo lo que necesitas saber

Fecha publicación: 27/12/2020

En nuestro blog de Praxis Dental ya os hemos explicado en más de una ocasión el motivo por el que aparece la caries dental. Sin embargo, nunca os hemos hablado de la importancia que tiene la microflora oral en la salud bucodental y en la aparición o no de las temidas caries. Por esta razón, hoy vamos a enseñaros con todo detalle la relación que hay entre el cuerpo y sus microorganismos a la hora prevenir enfermedades dentales de este tipo.

¿Qué es la microflora oral?

En odontología al conjunto de microorganismos que viven en nuestra boca lo denominamos microflora oral. Es decir, a todas aquellas bacterias que podemos localizar en esta parte de nuestro cuerpo y, que por cierto, se estima que son más de 700 especias diferentes. Nosotros, los dentistas, hablamos de placa dental o biopelícula dental cuando la presencia de estos microorganismos es tan numerosa que forman una capa que recubre toda la superficie del diente. Obviamente, no todas estas bacterias pueden causar patologías dentales como la caries. En realidad, más que el tipo de bacteria lo que influye en el desarrollo de estas patologías es la presencia de disbiosis. La disbiosis consiste en la alteración de la cantidad y composición, así como de la actividad metabólica de las bacterias de la boca. Cuando se producen este tipo de fluctuaciones en la microflora oral las posibilidades de padecer algun tipo de patología dental se incrementan de manera exponencial. Esta inestabilidad favorece que las bacterias nocivas hagan su trabajo.

Dentro de estos microorganismos nocivos para la salud de los dientes destaca la acción de dos bacterias. En primer lugar, la bacteria S.mutans (Streptococcus mutans) considerada como la principal causante de la caries dental. En segundo lugar, la bacteria P. gingivalis (Porphyromonas gingivalis) que destruye el soporte de los dientes provocando periodontitis. Además, otra bacteria, los lactobacilos, también provocan caries del tipo radicular (caries que afecta a la raíz del diente).

¿Por qué se producen estas alteraciones en las bacterias de la boca?

El principal detonante de esta patología es la propia naturaleza del cuerpo humano. La microflora oral cambia en todos nosotros a lo largo de la vida. Cuando nacemos en nuestra boca apenas hay bacterias, sin embargo, con el paso del tiempo estas colonizan toda la cavidad oral. Por ejemplo, nada más nacer los tejidos blandos o encías están colonizados en su mayoría por la bacteria S. salivarius. Con la llegada de los dientes y de los surcos gingivales (espacio entre la encía y el esmalte del diente) bacterias como S. sanguinis y S. mutans hacen acto de presencia. A medida que pasan los años, aparecen los dientes definitivos y el paciente madura, la diversidad y cantidad de bacterias se incremente de manera sobresaliente.

Este proceso es uno de los detonantes del desequilibrio en la composición de nuestra microflora oral. Sin embargo, hay muchas otras razones causantes de esta patología que sí podemos controlar. Por ejemplo, llevar una dieta rica en hidratos de carbono puede modificar el pH de nuestra boca. Del mismo modo, aquellos pacientes que no cuidan correctamente la higiene de sus dientes tiene mucha más posibilidades de contraer enfermedades de este tipo, ya que el tamaño de la biopelícula es mayor. Además, las personas que consumen a diario medicamentos (en especial, antibióticos) tienen más probabilidades de modificar la composición de su microflora oral.

Consejos para controlar la microflora oral

Para evitar el desequilibrio en las bacterias de la cavidad oral se deben tomar las siguientes medidas.

1. Consumir menos azúcares: reducir la ingesta de alimentos ricos en azúcar como los pasteles, chocolates, batidos, refrescos y zumos industriales. Estos productos contienen ingentes cantidades de azúcar que favorecen el desarrollo de la caries. En su lugar, hay que llevar una dieta sana que incluya una buena cantidad de calcio.

2. Cuidar la higiene bucal: en Praxis Dental recomendamos cepillarse los dientes tres veces al día como mínimo. Además, el cepillado debe incluir una pasta de dientes con flúor. El flúor aumenta la resistencia del esmalte, destruye las bacterias y protege la estructura dental.

3. Uso de hilo dental: el cepillado, por muy bien que se realice, no es suficiente para eliminar todas los restos de comida. Por tanto, se antoja necesario el uso de hilo dental para garantizar una correcta higiene bucodental. Además, se recomienda finalizar el proceso con un enjuague bucal.

4. Visitar la consulta de forma periódica: como dice el refrán, «más vale prevenir que currar». Lo recomendable es acudir a un especialista cada seis meses para hacerse un chequeo. A pesar de llevar una buena higiene dental hay pacientes que tienen más posibilidades de desarrollar caries, por tanto, resulta imprescindible la revisión de un especialista. El odontólogo es quien puede evaluar el riesgo real de desarrollar patologías dentales como la caries.

Desde Praxis Dental esperamos que este artículo os sirva de ayuda para comprender la importancia de mantener el equilibrio de la microflora oral. Y es que si no cuidamos de ella la salud de nuestros dientes puede verse dañada.

ORTODONCIA ONLINE

Complete nuestro formulario de ortodoncia online

EMPEZAR

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. más información imagen cerrar